Alergia al huevo de gallina en los niños

La alergia al huevo de gallina es común en los niños (se estima que entre un 0,5% y 2,5% de ellos tienen esta alergia) y requiere la eliminación de este alimento en su dieta (y también de la madre, si se trata de niños en periodo de lactancia), la puesta en marcha de medidas de precaución para evitar las reacciones alérgicas graves y la supervisión médica para el estudio del desarrollo de tolerancia a este alimento, una vez que los niños con alergia al huevo puedan tolerar su ingestión con el paso del tiempo.

La alergia se presenta generalmente unos treinta minutos después de la ingestión de alimentos que contienen huevo o derivados, siendo habitual la manifestación cutánea (en la piel), aunque también puedan darse síntomas gastrointestinales. En algunos casos, la alergia al huevo está asociada a la dermatitis atópica.

Vacunación de niños alérgicos al huevo

Varias vacunas, entre ellas la vacuna de la gripe y de la fiebre amarilla, se generan en medios que contienen huevo y, por lo tanto, podrían ser peligrosas para los niños y adultos con esta alergia.

La vacuna de la gripe, en particular, se cultiva en huevos de gallina, por lo que en su composición hay proteínas (como la ovoalbúmina) responsables de reacciones alérgicas.

Los riesgos de reacción alérgica a la vacuna aunque sean bajos, existen. Por ejemplo, en una campaña de vacunación en Estados Unidos, en cuarenta y ocho millones de dosis de vacunas administradas se dieron once casos de reacciones anafilácticas.

Algunos estudios más recientes indican que la vacuna contra la gripe puede ser segura para pacientes con historial de alergia al huevo si esta contiene una baja dosis de proteínas propias de este alimento.

Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría no recomienda la vacunación contra la gripe para niños con historial de dicha alergia, sobre todo si esta es grave.

La inmunización se recomienda solo en casos de niños con un historial de reacciones leves al huevo, pero debe administrarse bajo supervisión médica para el seguimiento y detección de posibles reacciones.

En aquellos casos en los que se opte por la vacuna de la gripe en personas con alergia a la proteína de huevo de gallina, la Escuela Americana de Alergia, Asma e Inmunología aconseja que previamente se realice una prueba cutánea de alergia a la propia vacuna.

En caso de que el resultado sea positivo y el médico crea que el riesgo de no ser vacunado sea mayor que el riesgo de las reacciones graves (por ejemplo, en casos en los que el paciente pertenece a un grupo de riesgo por complicaciones de la gripe) se recomienda que la vacuna se administre en un entorno donde los procedimientos para el tratamiento de la alergia (como la inyección de adrenalina) estén disponibles por si se da una reacción más grave.

You May Also Like

About the Author: IBOPE TIME

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *